Bahá'ís de Puerto Rico

"El bienestar de la humanidad, su paz y seguridad, no podrán ser alcanzados hasta que su unidad sea firmemente establecida".

Bahá'u'lláh

Shoghi Effendi

La era del Guardian

El 28 de noviembre de 1921, 'Abdu'I-Bahá fallecía plácidamente mientras dormía.

Como Su Padre, 'Abdu'I-Bahá se preocupó por el peligro de un cisma potencial tras Su muerte. De modo que Él también dejó dispuesto un Testamento claro y explicito, que viene a ampliar la Alianza establecida por Bahá'u'lláh.

En el documento 'Abdu'l-Bahá nombraba sucesor a Su nieto mayor, Shoghi Effendi, en calidad de Guardián de la Fe Bahá'í. La institución de la Guardianía ya había sido prevista por Bahá'u'lláh.

Shoghi Effendi

En el desempeño de sus funciones Shoghi Effendi actuaba como intérprete autorizado de las enseñanzas Bahá'ís. Shoghi Effendi nació el 1 de marzo de 1897 en San Juan de Acre. Gran parte de su infancia discurrió en el regazo de 'Abdu1-Bahá. Cursó estudios en la Universidad Americana de Beirut y más adelante en la Universidad de Oxford, Inglaterra, formación que le permitió adquirir un dominio del inglés y una familiaridad con la cultura occidental dificilmente superables.

Durante el ministerio de Shoghi Effendi, la Fe Bahá'í pasó a ser una auténtica religión global. A la muerte de 'Abdu'I-Bahá había unos 100,000 Bahá'ís, la mayoría iraníes residentes en Irán o avecindados en países de Oriente Medio. Un puñado de seguidores vivía en la India, Europa y Norteamérica. En total unos 35 países contaban con presencia Bahá'í. Al morir Shoghi Effendi en 1957, pasados unos 36 años, el número de Bahá'ís ascendía a 400,000 y residían en 250 países, territorios y colonias.

Shoghi Effendi cuando niño.

Las cartas de Shoghi Effendi proporcionaban directrices sobre el proceso electoral y la toma de decisiones en grupo que son características de la Fe Bahá'í. También escribió cartas dirigidas a las instituciones Bahá'ís que por entonces despuntaban. En ellas explicaba las consecuencias de las enseñanzas de Bahá'u'lláh en una gran variedad de temas que podían oscilar desde la vida familiar hasta el gobierno mundial. Clarificó las relaciones de la Fe Bahá'í con otras religiones y doctrinas. Sus escritos, lúcidos e incisivos, arrojaron luz sobre el punto de vista Bahá'i en cuestiones morales, teológicas e históricas.

Pero acaso lo que más importa de estas cartas, por lo que respecta al crecimiento de la Fe, es el hecho de que gracias a ellas el mundo Bahá'í contó con una fuente permanente de respaldo y apoyo. Aunque la Fe Bahá'í goza hoy día del general respeto, en los años treinta, cuarenta o cincuenta cualquier Bahá'í estaba expuesto a ser objeto de sospecha o ridículo.

La tumba de Shoghi Effendi - Londres, Inglaterra.

La claridad de visión con que Shoghi Effendi presentó la Fe Bahá'í como la revelación de Dios para este día, y su firme convicción respecto de su victoria última, sirvieron para dar fuerzas a una generación de creyentes que, por más que fuesen escasos en número, fueron responsables de extender el mensaje de Bahá'u'lláh a cada rincón del globo.

"El bienestar de la humanidad, su paz y seguridad, no podrán ser alcanzados hasta que su unidad sea firmemente establecida".

Bahá'u'lláh


Texto tomado de Los Bahá'ís, publicación de la Comunidad Internacional Bahá'í.